Los gases fluorados usados en equipos de refrigeración y climatización tienen un potencial de calentamiento global que supera hasta 25.000 veces al CO2. Por si fuera poco, parte de estos gases podrían permanecer durante miles de años en la atmósfera. De allí, que por su alto impacto ambiental sean incluidos en la categoría de gases de efecto invernadero (GEI).  Teniendo en cuenta estos factores, la Unión Europea implementó, en 2006, el primer reglamento de gases fluorados o F-Gas. Dicha normativa se enfocó en la prevención de fugas durante el funcionamiento y al finalizar la vida útil de equipos fijos. Aunque, igualmente, incluyó prohibiciones de uso de los referidos gases en una reducida cantidad de aplicaciones.

En 2015, entró en vigor el Reglamento (UE) Nº 517/2014 sobre los gases fluorados, mediante el que se derogó y amplió el ámbito de aplicación del Reglamento de 2006. Gracias a este marco legal, desde 2016 se registran descensos en las emisiones de gases fluorados, siendo notable una disminución del 12,2% de 2019 a 2020. Al día de hoy, los fluorados representan el 2,5% de las emisiones totales de GEI en la UE. Sin embargo, consciente de la necesidad de adaptarse y fortalecer sus medidas ambientales, la Comisión Europea presentó una propuesta de revisión en abril de 2022. La misma desencadenó un proceso significativo que merece nuestra atención y comprensión.

Propuesta de la Comisión Europea para la revisión del reglamento de gases fluorados

La Comisión Europea presentó el 5 de abril de 2022 una propuesta ambiciosa que tiene como objetivo reducir aún más las emisiones de gases fluorados. El cambio más destacado es la reducción gradual del suministro de hidrofluorocarburos (HFC) al mercado de la Unión, alcanzando un modesto 2,4% de los niveles de 2015 para 2048. Esta medida es una respuesta directa al potencial de calentamiento global desmesurado de estos gases y su contribución al cambio climático.

Además de la reducción en el suministro, la propuesta de revisión del reglamento de gases fluorados o F-Gas incluye prohibiciones específicas en diversas aplicaciones. Así como actualizaciones sustanciales en las normas relacionadas con buenas prácticas, control de fugas, mantenimiento de registros, formación, tratamiento de residuos y sanciones. Este enfoque integral busca abordar no solo la emisión directa de gases fluorados, sino también los aspectos conexos que afectan su impacto ambiental.

Objetivos de la propuesta y beneficios previstos

La propuesta de la Comisión tiene varios objetivos clave. En primer lugar, busca alinear la legislación de la UE con el Protocolo de Montreal. Recordemos que este acuerdo tiene su foco en la reducción neta de emisiones de GEI en un 55% para 2030 y la neutralidad climática para 2050. Esta condición, además de cumplir con los compromisos internacionales, también refuerza la posición de liderazgo de la Unión en materia ambiental.

Se espera que la propuesta resulte en una reducción significativa de las emisiones de gases fluorados, aproximadamente 40 millones de toneladas equivalentes de CO2 para 2030 y 310 millones para 2050. Estas cifras son cruciales para superar las reducciones derivadas del Reglamento actual y, al mismo tiempo, abordar las actividades ilegales mediante cambios en el sistema de cuotas existente.

Respuesta del Parlamento Europeo a la propuesta de revisión del reglamento de gases fluorados

Tras recibir la propuesta, el Parlamento Europeo, a través de su Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, emitió un informe el 1 de marzo de 2023. Este informe, aprobado con sesenta y cuatro votos a favor, ocho en contra y siete abstenciones, refleja el compromiso del Parlamento con medidas más estrictas y una acción decisiva.

Entre las modificaciones clave, el informe refuerza los requisitos para comercializar productos que contengan gases fluorados, con énfasis en prohibir su uso en sectores donde existan alternativas viables tanto tecnológica como económicamente. Esta restricción se extiende incluso al sector de las bombas de calor, mostrando la determinación del Parlamento para explorar y favorecer opciones más sostenibles.

El informe también establece fechas más rigurosas para dejar de comercializar ciertos gases fluorados y productos que los contengan. A partir de 2039, el ritmo de reducción gradual de la comercialización de los HFC será más acelerado, para llegar a cero en 2050. Asimismo, se exige a la Comisión una monitorización continua de la evolución tecnológica y del mercado relacionado con el empleo de gases fluorados y de opciones naturales.

En un paso adicional, se propone la introducción de multas administrativas mínimas en caso de incumplimiento a partir de la implementación de estas medidas. Con lo que, aparte de establecer estándares más elevados, el propósito también es garantizar su aplicación efectiva.

Acuerdos provisionales sobre la revisión del reglamento de gases fluorados

Según el acuerdo provisional, logrado en octubre de 2023, procederá una eliminación gradual de la producción y consumo de HFC. En el primer caso, la disminución se efectuará en términos de derechos de producción asignados por la Comisión. Simultáneamente, el consumo de HFC seguirá una trayectoria descendente, basada en un calendario estricto que establece asignaciones decrecientes de cuotas. Estas medidas, más estrictas que la propuesta inicial de la Comisión, reflejan el compromiso de los legisladores europeos con la urgente necesidad de abordar el cambio climático.

Al respecto, el acuerdo también introduce una asignación de cuotas más elevadas para los dos primeros períodos en comparación con la propuesta de la Comisión. Este ajuste busca equilibrar la transición hacia alternativas más sostenibles y garantizar una adaptación progresiva de la industria.

Calendario de reducción de derechos de producción y cuotas de comercialización de hidrofluorocarburos

En concreto, los porcentajes de reducción en los derechos de producción de hidrofluorocarburos para cada productor se establecen en comparación con la media anual de su producción entre 2011-2013. El calendario de disminución, con sus cuotas, es el siguiente:

  • Entre el 1 de enero de 2025 y el 31 de diciembre de 2028: el 60 %.
  • Del 1 de enero de 2029 al 31 de diciembre de 2033, el 30%.
  • Para el período comprendido entre el 1 de enero de 2034 y el 31 de diciembre de 2035, el 20%.
  • Del 1 de enero de 2036 en adelante, el 15%.

Mientras que las cantidades máximas de cuotas de comercialización de hidrofluorocarburos en el mercado disminuirán de la siguiente manera:

Años Cantidad máxima en toneladas de CO2 equivalente
2025 – 2026 42.874.410
2027– 2029 21.665.691
2030 – 2032 9.132.097
2033 – 2035 8.445.713
2036 – 2038 6.782.265
2039 – 2041 6.136.732
2042 – 2044 5.491.199
2045 – 2047 4.845.666
2048 – 2049 4.200.133
2050 en adelante 0

Es importante destacar que, a pesar de la firmeza de estos acuerdos, se han introducido exenciones estratégicas. Los semiconductores, por ejemplo, estarán exentos del sistema de asignación de cuotas de HFC, ofreciendo flexibilidad en sectores donde la viabilidad de alternativas puede requerir una evaluación más detallada.

Más aún, la eliminación progresiva del consumo de HFC y la necesidad del HFC en sectores específicos se revisarán en 2040. Esta revisión considerará los avances tecnológicos y la disponibilidad de alternativas, permitiendo ajustes conforme a la evolución del panorama ambiental y tecnológico.

Prohibiciones de comercialización en la actualización del reglamento de gases fluorados

En el mismo momento, el acuerdo provisional introduce una prohibición total de la comercialización de diversas categorías de productos y aparatos que contienen HFC. Esto incluye frigoríficos domésticos, enfriadores, espumas y aerosoles. Por igual, se adelantan algunos plazos para la prohibición y se amplían para productos que usan gases fluorados con menos potencial de calentamiento atmosférico.

Se consideran exenciones a la prohibición en casos donde existan problemas de seguridad, lo que demuestra la sensatez de los legisladores al abordar las complejidades del cambio hacia tecnologías más ecológicas.

Por otro lado, el acuerdo que nos ocupa establece prohibiciones específicas para las bombas de calor y los equipos de aire acondicionado. Para bombas de calor y equipos A/A monobloque pequeños (< 12 kW) con gases fluorados de alto potencial de calentamiento atmosférico, se implementará una prohibición total a partir de 2027, con eliminación completa en 2032. Para sistemas en dos bloques, la prohibición total entrará en vigor en 2035. Pero los plazos serán más tempranos para ciertos tipos de sistemas con mayor potencial de calentamiento atmosférico.

Habrá exenciones en casos donde el equipo sea necesario para el cumplimiento de requisitos de seguridad. A propósito, el acuerdo también contempla la posibilidad de liberar cuotas adicionales en relación con las bombas de calor para evitar impactos negativos en el objetivo de implantación de bombas de calor dentro del marco del programa REPowerEU.

En cuanto a la aparamenta de media y alta tensión que dependa de gases fluorados, se establece una prohibición gradual hasta 2032. Esto es posible con la introducción de un principio de uso en cascada que permite excepciones basadas en la licitación de alternativas sin gases fluorados. La aparamenta de alta tensión podría utilizar SF6 –un GIS potente- como último recurso bajo este principio, con salvaguardias para evitar que las prohibiciones afecten el funcionamiento de las redes eléctricas.

En Intersam nos anticipamos a la revisión del reglamento de gases fluorados

Para propietarios y directivos de empresas, la adaptación a las nuevas restricciones derivadas de los acuerdos provisionales es crítica. Con la prohibición total de la comercialización de productos y aparatos que contienen HFC, incluidos frigoríficos domésticos y bombas de calor, las empresas deben reevaluar sus líneas de productos y explorar alternativas más ecológicas. La anticipación es clave. Identificar y adoptar tecnologías y productos que cumplan con los requisitos ambientales emergentes garantizará la continuidad del negocio y posicionará a las empresas en la vanguardia de la refrigeración industrial sostenible.

Por todo esto, en Intersam nos adelantemos a la revisión del F-Gas. Llevamos tiempo empleando refrigerantes ecológicos de bajo potencial de calentamiento atmosférico, como A2L y CO2, en los sistemas de refrigeración industrial y comercial que desarrollamos. Si su empresa o proyecto necesita adaptar su estructura de refrigeración y/o climatización al reglamento de gases fluorados actualizado, contáctenos ahora mismo. Somos capaces de atender proyectos de gran envergadura dentro y fuera de España.

error: Content is protected !!