La transición hacia un mundo más sostenible es una necesidad imperante en la sociedad actual. La economía lineal, caracterizada por la explotación desmedida de recursos naturales y la generación indiscriminada de desechos, ha demostrado ser insostenible a largo plazo. En su lugar, la economía circular se alza como un paradigma que busca cerrar los ciclos de producción, minimizar el desperdicio y promover la eficiencia en el uso de recursos. En este contexto, la refrigeración industrial sostenible emerge como un componente crucial en la ruta hacia un futuro más respetuoso con el entorno.

Importancia de lograr una refrigeración industrial sostenible

La refrigeración industrial, un sector que históricamente ha sido un gran consumidor de energía, ha experimentado avances significativos en términos de eficiencia energética en los últimos años. Además, el esfuerzo conjunto por eliminar los gases refrigerantes de alto Potencial de Calentamiento Atmosférico (PCA) está contribuyendo sustancialmente a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, un paso clave en la lucha contra el cambio climático.

La recuperación económica post-Covid depende en gran medida de la modernización del sistema energético. Por supuesto, también influirá la digitalización de los sectores productivos y la adopción de modelos económicos circulares. En este contexto, la refrigeración industrial sostenible surge como un actor fundamental para la «recuperación verde». Una refrigeración con esta condición es capaz de influir directamente en los objetivos de sostenibilidad de industrias críticas como la alimentaria y la farmacéutica, las cuales desempeñan un papel esencial en el desarrollo económico y social actual.

¿Cómo lograr una refrigeración industrial sostenible?

Para lograr una refrigeración industrial sostenible en su empresa, usted -como directivo o propietario- y los fabricantes, instaladores y empresas de mantenimiento seleccionados para sus proyectos de refrigeración deben coincidir en elegir sistemas y métodos que aseguren ahorro y eficiencia. A continuación, presentamos seis actividades clave que ayudarán a alcanzar este objetivo.

Acciones para hacer un uso más racional de energía

En primer lugar, un pilar fundamental para alcanzar la sostenibilidad en la refrigeración industrial es la gestión eficiente de la energía. Aquí resumiremos algunas prácticas esenciales que pueden ser implementadas en sus instalaciones:

  • Ubicación estratégica de equipos. Colocar los equipos en el lugar más fresco de sus instalaciones y evitar su exposición directa a los rayos del sol reducirá significativamente la demanda de energía.
  • Optimización del termostato. Ajustar el termostato a posiciones mínimas o medias en lugar de máximas puede resultar en ahorros de hasta un 50% en el consumo energético.
  • Minimizar aperturas de puertas. Concienciar a su personal sobre la importancia de limitar la apertura de puertas de los refrigeradores, congeladores y salas blancas reducirá el consumo energético.
  • Control de formación de hielo. Evitar la acumulación de hielo en las paredes internas de los equipos es crucial, ya que esta reduce la eficiencia y acorta la vida útil de los mismos.
  • Mantenimiento de puertas y empaques. Garantizar que las puertas estén bien cerradas y que los empaques estén en buen estado es esencial para el aislamiento térmico y la eficiencia energética.

Aspectos fundamentales para generar ahorro

En esta misma a línea, el Departamento Técnico de Refrigeración Europeo recomienda atender tres factores para reducir el consumo energético en una instalación de refrigeración:

  • Necesidades frigoríficas. Durante la fase de planificación, es indispensable considerar elementos como la eficiencia del mobiliario frigorífico y el aislamiento de las cámaras. También es necesario establecer la distancia entre los puntos a refrigerar y la ubicación de la instalación. A los efectos, es crítico disponer de datos climáticos y tener conocimiento de las necesidades totales de climatización del local.
  • Diseño de la instalación frigorífica. El diseño debe cumplir con los requisitos de eficiencia energética. Asimismo es importante tener en cuenta aspectos como la facilidad de mantenimiento, la minimización de riesgos de averías y la economía de implantación.
  • Selección de los componentes. La elección adecuada de componentes como el refrigerante, tendidos frigoríficos, compresores, condensadores y evaporadores es esencial para la eficiencia de la instalación.

Ajustes de la instalación frigorífica

Una vez completada la instalación, es fundamental llevar a cabo ajustes para optimizar su rendimiento y lograr ahorros energéticos. Algunos parámetros determinantes a tener en cuenta son:

  • Sets de evaporación y condensación. En efecto, ajustar adecuadamente estos parámetros contribuye a un rendimiento óptimo del sistema.
  • Recalentamiento y sub-enfriamiento de líquido. Estos ajustes influyen en la eficiencia de la instalación y deben ser monitorizados continuamente.
  • Número y duración de arranques y paradas de compresores. Ciertamente, optimizar estas frecuencias y tiempos reduce el consumo de energía.

El mantenimiento de la instalación es imprescindible para obtener una refrigeración industrial sostenible

Un mantenimiento adecuado es esencial para alcanzar los objetivos de ahorro energético. Estas prácticas deben incluir:

  • Limpieza de condensadores y evaporadores. De hecho, la acumulación de suciedad en estos componentes puede reducir la eficiencia de la instalación.
  • Sustitución de filtros. Los filtros obstruidos afectan el flujo de aire y la eficiencia.
  • Atender las humedades en la instalación. Controlar y corregir problemas de humedad es crítico para el funcionamiento óptimo de la refrigeración.
  • Recomendaciones de colocación del producto. De cierta manera, ubicar los productos adecuadamente en las cámaras de refrigeración puede influir en la eficiencia del sistema.
  • Correcciones generadas por modificaciones. Cualquier cambio en el uso de la instalación debe ser seguido de ajustes necesarios para mantener la eficiencia.

Comportamiento energético

Por otro lado, la monitorización constante de todos los componentes es esencial para garantizar una refrigeración industrial sostenible. Esto incluye una evaluación detallada de la capacidad de los compresores para adaptarse a las demandas de carga en tiempo real.

En este sentido, un dimensionamiento adecuado de los conductos de paso de líquido y gas contribuye significativamente a la disminución de las pérdidas de carga. Paralelamente, esto reduce el consumo energético del sistema.

La elevación de la presión de aspiración o la temperatura de evaporación también puede ser una estrategia efectiva para reducir el consumo por unidad de refrigeración. Del mismo modo, la disminución de la temperatura de condensación reduce el consumo por unidad de refrigerante, lo que genera un ahorro energético considerable.

Considere cuidadosamente los siguientes elementos

  • Dimensionamiento y distribución de tuberías. Evaluar el dimensionamiento, los recorridos y la distribución de tuberías es esencial para reducir las pérdidas de carga y, por igual, el consumo de energía.
  • Utilización de variadores de velocidad. Incorporar variadores de velocidad en los sistemas de refrigeración permite una adaptación más eficiente a las demandas cambiantes y puede producir importantes ahorros energéticos.
  • Sistema de enfriamiento de aceite. Evaluar el tipo de sistema de enfriamiento de aceite es imprescindible para mantener una temperatura óptima de funcionamiento y minimizar el consumo de energía.
  • Compresores y etapas de compresión. La elección y configuración adecuada de los compresores y sus etapas de compresión son esenciales para mejorar la eficiencia energética del sistema.
  • Control de contaminantes. Monitorizar y controlar la presencia de contaminantes en el sistema es esencial para mantener su eficiencia y reducir el consumo energético.
  • Temperatura de la carga térmica. Optimizar la temperatura de la carga térmica es clave para garantizar un rendimiento óptimo del sistema y minimizar el uso de energía.
  • Diferenciales de temperatura y caída de presión. Controlar los diferenciales de temperatura y la caída de presión en el sistema contribuye a su eficiencia y reduce los costes operativos.
  • Tipo de condensación. Evaluar el tipo de condensación utilizado en el sistema es igualmente fundamental para su eficiencia energética.

Elección de refrigerantes

El uso de refrigerantes apropiados desempeña un papel crucial en la sostenibilidad de la refrigeración industrial. La elección de refrigerantes debe ser cuidadosamente evaluada, considerando no solo su eficiencia en términos de enfriamiento, sino también su impacto ambiental y las regulaciones locales. Algunos refrigerantes tienen un alto potencial de contaminación para el medio ambiente, lo que puede llevar a restricciones legales en su uso.

Es importante tener en cuenta aspectos como el potencial de destrucción de ozono, el potencial de calentamiento global y otros factores de seguridad, como toxicidad e inflamabilidad al seleccionar un refrigerante. La elección del refrigerante implica un equilibrio entre ventajas medioambientales e inconvenientes energéticos y de seguridad.

Intersam desarrolla sistemas de refrigeración industrial sostenible

Desde luego, la implementación de estas medidas contribuyen en gran medida a lograr una mayor eficiencia, que es uno de los retos energéticos en refrigeración industrial. Como dijimos líneas arriba, tanto usted, como empresario, y la compañía que desarrolle y mantenga sus sistemas, deben estar alineados con los objetivos de sostenibilidad. Sin embargo, es importante que la organización encargada de diseñar e instalar la infraestructura tenga el conocimiento y práctica necesarias para aplicar las acciones descritas.

En Intersam, contamos con 28 años de experiencia en el diseño y desarrollo de sistemas de refrigeración y climatización para la industria y el comercio. Con nosotros, usted puede optar entre adquirir las unidades que requiera o por el diseño e instalación de proyectos a medida. De cualquier manera, nuestros productos e infraestructuras garantizan un bajo consumo energético, lo que reduce costes y es amigable con el medioambiente. Por si fuera poco, empleamos refrigerantes ecológicos, reciclamos materias primas y controlamos el consumo de agua, aceite y energía en nuestros procesos.

¿Necesita un sistema de refrigeración industrial sostenible para su empresa dentro o fuera de España? ¡Contáctenos ahora mismo!

error: Content is protected !!