En el entorno actual de extrema conectividad tecnológica, ahorro energético y preocupaciones ambientales, los retos energéticos en refrigeración industrial son más complejos que nunca. La eficiencia energética y la seguridad medioambiental son ahora pilares fundamentales para el diseño y la operación de sistemas de refrigeración en una variedad de industrias alrededor del mundo. Pero a estos debemos sumar otros factores críticos como la constante innovación tecnológica y la formación de profesionales en el sector. Acompáñenos a explorar estos desafíos y las soluciones que están planteándose al respecto.

Eficiencia, el primero de los retos energéticos en refrigeración industrial

A decir verdad, la eficiencia energética es quizás el desafío primordial en el sector de la refrigeración industrial. En el marco de la iniciativa europea Cool-Save, quedó de manifiesto el impacto significativo de los sistemas de refrigeración en el consumo energético global. De hecho, se estima que entre el 15% y el 20% de este consumo está relacionado con el suministro de aire acondicionado y refrigeración. Al profundizar en el ámbito de los almacenes frigoríficos, el informe Improving Cold Storage Equipment in Europe advierte que entre el 60% y el 70% de la energía eléctrica utilizada en estas instalaciones se destina a la refrigeración.

Pero eso no es todo. Otros datos respaldan la prioridad de la eficiencia entre los retos energéticos en refrigeración industrial. En concreto, la Asociación Alemana de Almacenes Frigoríficos (VDKL) reveló que la instalación de sistemas de frío industrial representa aproximadamente dos tercios del consumo energético de los almacenes frigoríficos y el 25% del gasto total de las compañías que hacen uso de estos sistemas. Esta realidad ha llevado a la Unión Europea a enfocar sus esfuerzos en la Agenda 2030, con la que busca alcanzar un incremento de la eficiencia energética superior al 30% en los Estados Miembros.

¿Y qué ocurre en España?

En el contexto de la economía española, se añade un matiz peculiar a este reto. La importancia crítica de la industria alimentaria -que demanda en gran medida sistemas de refrigeración- influye significativamente en el consumo energético total. Del mismo modo, el clima y la geografía de España también inciden en los patrones de consumo energético en diversos sectores industriales. A medida que avanzamos hacia un futuro más sostenible, el enfoque en la eficiencia energética se vuelve esencial para garantizar tanto la competitividad como la reducción de la huella ambiental.

Al respecto, el análisis pormenorizado del consumo energético tiene una importancia central en los proyectos de refrigeración industrial. Los diseños de sistemas eficientes no solo dependen de tecnologías avanzadas. También influyen las auditorías y operaciones de mantenimiento que optimizan el rendimiento energético y económico. Con la creciente presión para mitigar el cambio climático, la mejora en los procesos de mantenimiento y modernización emerge como una estrategia clave para alcanzar los objetivos energéticos y ambientales.

Seguridad y medioambiente, otro reto energético en refrigeración industrial implícito

Desde luego, la seguridad y el medioambiente son dos aspectos estrechamente vinculados en la refrigeración industrial. Particularmente, en relación con los refrigerantes utilizados en los sistemas. En este sentido, la detección y prevención de fugas de refrigerante y la minimización de riesgos de inflamabilidad se han vuelto esenciales en el diseño y operación de sistemas seguros.

La adopción de refrigerantes naturales, como el CO2 y el amoníaco, destacan como una respuesta efectiva a los desafíos medioambientales. Estos refrigerantes sostenibles presentan beneficios significativos: poseen un bajo potencial de calentamiento global y un nulo potencial de agotamiento de la capa de ozono. Esta característica los posiciona como alternativas altamente deseables en comparación con los refrigerantes convencionales de alto impacto ambiental.

Por otro lado, la integración de medidas de seguridad en la detección y prevención de fugas de refrigerante es determinante para salvaguardar tanto a los trabajadores como al entorno. En función de garantizar la seguridad y la minimización de riesgos, dos factores son ahora esenciales:

  • Los procedimientos rigurosos durante la instalación y operación de sistemas de refrigeración.
  • La incorporación de tecnologías de monitoreo avanzadas.

Innovación tecnológica, una manera efectiva de abordar los retos energéticos en refrigeración industrial

Por supuesto, la innovación tecnológica se ha convertido en un motor esencial para la evolución de la refrigeración industrial. Enfrentar los retos energéticos exige el desarrollo de soluciones avanzadas que optimicen la eficiencia y reduzcan el impacto ambiental. Desde sistemas de refrigeración con menor consumo energético hasta la incorporación de fuentes de energía renovable, la innovación está transformando la manera en que concebimos y aplicamos la refrigeración industrial.

Un ejemplo de esta innovación es la aplicación de la tecnología de compresores variables y controladores inteligentes. Estos sistemas permiten ajustar la capacidad de enfriamiento de acuerdo con las necesidades cambiantes, reduciendo así el desperdicio de energía en momentos de baja demanda. Como dijimos anteriormente, la adopción de refrigerantes naturales, también forma parte de esta innovación al proporcionar alternativas más sostenibles y de menor impacto ambiental.

Por otro lado, la interconexión de sistemas, conocida como el Internet de las Cosas (IoT), está abriendo nuevas posibilidades para la monitorización y el control remoto de sistemas de refrigeración. Sensores y dispositivos conectados recopilan datos en tiempo real, permitiendo la detección temprana de problemas y la optimización del rendimiento. Asimismo, esta conectividad habilita la implementación de estrategias de mantenimiento predictivo, lo que reduce los tiempos de inactividad y mejora la eficiencia operativa. En definitiva, incrementar la inversión y las acciones en I+D constituye para las empresas uno de los retos energéticos en refrigeración industrial más comprometedores.

Formación profesional especializada, un desafío ineludible

Mientras la tecnología avanza y los sistemas de refrigeración se vuelven más complejos, surge la necesidad imperante de una formación especializada. En efecto, los profesionales de la refrigeración industrial deben adquirir habilidades actualizadas y conocimientos profundos para enfrentar los desafíos contemporáneos de manera efectiva. La formación no solo se traduce en un mejor rendimiento operativo. Por igual, influye en la capacidad de abordar los problemas de manera proactiva y de identificar oportunidades de mejora.

Los programas de formación deben cubrir una amplia gama de temas, desde las últimas tecnologías y técnicas de diseño hasta los aspectos prácticos de la seguridad y el cumplimiento normativo. Esto incluye capacitación en la manipulación de refrigerantes, la gestión de fugas y el mantenimiento de sistemas seguros y eficientes. Más aún, la formación también debe adaptarse a la evolución constante de los estándares y regulaciones ambientales. Esto asegura que los profesionales estén al tanto de los requisitos actuales y futuros para enfrentar los retos energéticos en refrigeración industrial.

Para todo esto, la colaboración entre instituciones educativas, empresas y organismos reguladores es esencial para desarrollar programas de formación de alta calidad. Las prácticas de aprendizaje combinado, que incorporan tanto la teoría como la experiencia práctica, son especialmente beneficiosas en este campo. Los programas de certificación y capacitación continua también pueden garantizar que los profesionales mantengan su conocimiento actualizado a lo largo de su carrera.

En Intersam entendemos y abordamos efectivamente estos desafíos

Desde 1995, en Intersam nos comprometimos a diseñar y desarrollar sistemas de refrigeración y climatización industrial y comercial más eficientes y amigables con el medioambiente. En consecuencia, nuestros productos más demandados, como los aeroenfriadores y condensadores adiabáticos, y de refrigeración de aire por evaporación son capaces de controlar el consumo de agua al 100%. Adicionalmente, cuentan con un sistema de ventilación de bajo consumo energético. Así, garantizan la reducción de costes operativos y un mínimo impacto ambiental.

No conformes con esto, seguimos dirigiendo recursos y acciones para crear sistemas y unidades innovadores que igualen o superen los cambiantes estándares de eficiencia. Del mismo modo, contamos con una plantilla de ingenieros e instaladores experimentados que actualizan constantemente sus conocimientos y habilidades. Por todo esto, logramos alcanzar solidez y prestigio en el sector, dentro y fuera de España.

¿Interesado en instalar infraestructuras de refrigeración y climatización a la medida de su empresa? Tenga en cuenta que Intersam es capaz de abordar los actuales retos energéticos en refrigeración industrial.

error: Content is protected !!