La evolución de la refrigeración en la industria alimentaria es una prueba de cómo la innovación y la sostenibilidad pueden converger para beneficiar a las empresas y al planeta. Sin duda, los propietarios y directivos de empresas de este sector deben estar atentos a estas tendencias y considerar la adopción de tecnologías avanzadas. Esta decisión mejorará la gestión de la cadena de frío, reducirá costes y contribuirá a un futuro más sostenible. La inversión en sistemas de refrigeración de vanguardia no solo garantiza la calidad y la seguridad de los alimentos, sino que también es un paso hacia la responsabilidad ambiental que demanda nuestro tiempo.

El proceso de refrigeración en la industria alimentaria

Visualicemos el recorrido desde la granja hasta la mesa del consumidor. En este trayecto, los alimentos pueden encontrarse con amenazas invisibles pero potencialmente dañinas: las bacterias. Para prevenir su proliferación y asegurar la integridad de los productos, el control de la temperatura es esencial. Las bacterias encuentran su caldo de cultivo en entornos con nutrientes, humedad y temperaturas óptimas, lo que les permite reproducirse rápidamente. Y en muchos casos, pueden causar enfermedades transmitidas por los alimentos.

La «zona de peligro», que abarca temperaturas entre 4ºC y 60ºC, es especialmente crítica. En este rango, el número de bacterias puede duplicarse en menos de 20 minutos. Mantener los alimentos fuera de esta zona es crucial para garantizar la seguridad de los consumidores.

Aquí es donde entra en juego el proceso de refrigeración en la industria alimentaria. La monitorización constante de la temperatura objetivo de cada producto es un pilar fundamental de la correcta conservación de los alimentos. Tanto las cámaras frigoríficas, los camiones de transporte, los expositores y las bandejas frigoríficas deben contar con dispositivos que permitan analizar y corregir la temperatura en tiempo real. Esto evita posibles desviaciones que podrían poner en riesgo la seguridad alimentaria.

Un equipo de refrigeración optimizado y de calidad, respaldado por mantenimientos preventivos y predictivos exhaustivos, es la clave para mantener el control total sobre la cadena de frío. Esto no solo asegura la calidad y la seguridad de los alimentos, sino que también contribuye a la eficiencia de la operación y la satisfacción de los clientes.

Cadena de frío y sostenibilidad, claves en la refrigeración en la industria alimentaria

La importancia de la cadena de frío va más allá de garantizar la seguridad alimentaria y la calidad de los productos. También está intrínsecamente relacionada con la sostenibilidad y la responsabilidad medioambiental. Mantener la cadena de frío adecuadamente es un paso crucial hacia la reducción de residuos y el cuidado del medio ambiente.

Al asegurar la conservación óptima de los alimentos, evitamos el desperdicio de productos que podrían deteriorarse o vencerse antes de llegar al consumidor final. Esto no solo beneficia a las empresas al reducir las pérdidas económicas, sino que también tiene un impacto directo en la reducción de desechos alimentarios, lo que es una preocupación cada vez más importante en el mundo actual.

Cuando hablamos de sostenibilidad en la refrigeración, es esencial mencionar el papel de los refrigerantes naturales, como el CO2 y el NH3. Estos refrigerantes representan no solo el presente, sino también el futuro del proceso de refrigeración en la industria alimentaria. Son más respetuosos con el medio ambiente y tienen un menor impacto en el calentamiento global en comparación con los refrigerantes sintéticos más antiguos.

Carne y frutas, ejemplos prácticos de refrigeración en la industria alimentaria

Desde luego, la refrigeración en el sector que nos ocupa encuentra su máxima expresión en la preservación de alimentos esenciales como la carne y las frutas. Estos dos ejemplos prácticos de refrigeración en la industria alimentaria ilustran cómo la cadena de frío desempeña un papel crucial en la conservación y seguridad de estos productos, desde su origen hasta el consumidor final.

La refrigeración de la carne

La carne es una fuente fundamental de proteínas en la dieta de muchas personas en todo el mundo. Conservarla a temperaturas adecuadas es esencial para prevenir la proliferación de bacterias, garantizar su calidad y prolongar su vida útil  durante todo el proceso:

  • Mataderos. Durante la etapa inicial de la cadena de producción de carne, en el matadero, la refrigeración se utiliza para ralentizar el crecimiento de bacterias y garantizar la frescura de la carne. Después del sacrificio, la carne se enfría rápidamente para evitar el crecimiento bacteriano no deseado. Esto es esencial para la seguridad alimentaria y la calidad del producto final.
  • Salas de despiece y envasado. En las salas de despiece y envasado, la refrigeración juega un papel fundamental. El envase al vacío, prolonga la vida útil y preserva la calidad de la carne. A temperaturas de -18 ºC, la carne cruda puede mantener sus propiedades durante hasta 15 meses, mientras que envasada al vacío, puede durar entre dos y tres años congelada. La congelación a estas temperaturas forma cristales de hielo en la carne, lo que evita que los microorganismos se desarrollen y se aprovechen del agua líquida para su metabolismo. Este proceso de congelación es esencial en la preservación de la carne a largo plazo.
  • Refrigeración comercial y distribución. Una vez que la carne llega a los supermercados y establecimientos de venta al por menor, la refrigeración comercial desempeña un papel crítico. Refrigerar la carne a temperaturas adecuadas, normalmente alrededor de -30 ºC, es esencial para preservar su calidad y frescura. Aunque la carne puede mantenerse fresca durante hasta siete días, se recomienda que no pase más de tres días en los estantes de los supermercados. Por lo tanto, un control y mantenimiento perfectos de la temperatura son fundamentales en todo momento.

La refrigeración de la fruta

Invertir en sistemas de refrigeración, ya sea en el ámbito comercial o industrial, es una estrategia clave para garantizar que las frutas lleguen a los consumidores en las mejores condiciones posibles. Los propósitos esenciales en la correcta refrigeración de estos productos son:

  • Retrasar la maduración y senescencia. La refrigeración retrasa la maduración de las frutas y evita la senescencia, que es el envejecimiento de las células de los tejidos. Esto permite que las frutas se mantengan frescas y sabrosas durante más tiempo, lo que es beneficioso tanto para los productores como para los consumidores.
  • Prevenir el ataque de microorganismos. La refrigeración no solo ralentiza la maduración, sino que también evita el crecimiento de microorganismos que pueden deteriorar la fruta.
  • Minimizar pérdidas cuantitativas y cualitativas. La refrigeración en cámaras frigoríficas controla la temperatura, la humedad, la circulación y la renovación del aire. Esto minimiza las pérdidas cuantitativas y cualitativas de los productos, lo que es esencial tanto para los productores como para los minoristas.

Tecnologías avanzadas en la transformación de la refrigeración en la industria alimentaria

En un mercado cada vez más enfocado en la sostenibilidad y la eficiencia, la refrigeración en la industria alimentaria se encuentra en constante evolución. Las tecnologías avanzadas están transformando la forma en que se gestiona la cadena de frío y se promueve la seguridad alimentaria. Aquí mencionaremos algunas de estas innovaciones y cómo están revolucionando la industria.

Automatización y monitorización en tiempo real

Uno de los avances más significativos en la refrigeración es la automatización. Los sistemas de control avanzados permiten la monitorización en tiempo real de la temperatura y otros parámetros críticos. Esto garantiza la precisión y la estabilidad en el almacenamiento y transporte de alimentos; pero también proporciona a los propietarios y directivos de empresas una visión detallada de sus operaciones.

Además, la monitorización en tiempo real previene desviaciones de temperatura y ayuda a identificar posibles problemas antes de que se conviertan en fallos graves. De este modo, es factible tomar medidas proactivas y evitar pérdidas costosas. Los sistemas de control envían alertas al detectar condiciones anormales, lo que mejora la capacidad de respuesta y la seguridad de la cadena de frío.

Energía eficiente y refrigerantes naturales

La eficiencia energética es otro factor clave en la evolución de la refrigeración en la industria alimentaria. El diseño de los sistemas actuales ayuda a reducir el consumo de energía, disminuyendo costes operativos y reduciendo la huella de carbono de las instalaciones. Esto es especialmente importante en un momento en que la sostenibilidad es una prioridad.

Como dijimos, el uso de refrigerantes naturales, como el dióxido de carbono (CO2) y el amoníaco (NH3), es parte integral de esta tendencia. Dichos refrigerantes tienen un impacto ambiental significativamente menor en comparación con los refrigerantes sintéticos más antiguos. Aparte de eso, las regulaciones y normativas ambientales están impulsando la adopción de estos refrigerantes sostenibles en todo el mundo.

Tecnologías de refrigeración inteligente

La refrigeración inteligente es una realidad creciente en la industria alimentaria. Los sistemas de gestión de energía y control permiten la optimización de la temperatura y la humedad de manera más precisa. Esto asegura que los alimentos se mantengan en las condiciones óptimas sin desperdiciar energía.

La incorporación de Internet de las Cosas (IoT), Inteligencia Artificial (IA) y aprendizaje automático en la refrigeración permite predecir problemas potenciales antes de que ocurran. En este sentido, los algoritmos pueden analizar datos en tiempo real y anticipar fallos en los equipos, lo que significa menos tiempo de inactividad y menos pérdida de productos.

Sistemas de enfriamiento más eficientes

Por otro lado, los avances en la tecnología de compresores y evaporadores están permitiendo que los sistemas de refrigeración sean más eficientes y sostenibles. Los compresores inverter, por ejemplo, ajustan la velocidad según la demanda, lo que reduce el consumo de energía y aumenta la vida útil de los equipos.

En Intersam diseñamos sistemas y estructuras para la refrigeración en la industria alimentaria

Intersam es una empresa con más de 28 años de experiencia en el diseño y desarrollo de sistemas de refrigeración y climatización para la industria y el comercio. Ofrecemos soluciones personalizadas, ya sea que necesite adquirir unidades prefabricadas o que busque un proyecto a medida.

Nuestros equipos e infraestructuras utilizan tecnología punta para garantizar un bajo consumo energético, lo que reduce costes y es respetuoso con el medioambiente. Además, empleamos refrigerantes ecológicos, reciclamos materias primas y controlamos el consumo de agua, aceite y energía en nuestros procesos.

Por si fuera poco, en Intersam podemos asumir proyectos de refrigeración en la industria alimentaria en España y cualquier parte del mundo. ¡Contáctenos!

error: Content is protected !!