Aunque parezca evidente, es pertinente establecer los alcances de la refrigeración comercial y la industrial. Lo cierto es que la evolución de una y otra han permitido mejorar la capacidad y productividad del sector retail y de las compañías manufactureras. Por un lado, los supermercados pueden mantener las propiedades de los productos que requieren frío, mientras ofrecen a sus clientes una disposición atractiva de estos. En el otro ámbito, gran cantidad de procesos industriales en los sectores de alimentación y bebidas, farmacéutico, de productos químicos y hasta energético, requieren de diversas instalaciones de refrigeración industrial. Siga leyendo y aprenda a distinguir los alcances de estas dos ramas de la refrigeración.

¿Qué es la refrigeración comercial?

Lo primero que debemos saber es que la refrigeración comercial se centra tanto en el diseño como la instalación y mantenimiento de unidades de refrigeración específicas para zonas comerciales de venta, dirigida al público en general. La finalidad de esta área también es cubrir el almacenamiento y manipulación de diferentes productos perecederos, con toda la dificultad que eso conlleva. Una de las piezas claves de esta industria es el mueble frigorífico, en otras palabras, el que se encarga de exponer los productos ya mencionados. En este sentido, el producto perecedero puede estar abierto, con una cortina de aire interpuesta entre la vitrina y el exterior. O bien, cerrado, mediante el uso de puertas corredoras o tapas. Las temperaturas alcanzadas en estos compartimientos, en el caso de la refrigeración, se ubican entre los 7° y 10°, para algunos alimentos, como las frutas. Si hablamos de estantería para productos congelados, como el helado, esta temperatura puede estar entre los -18° y los -20°. Por otro lado, las instalaciones que se pueden ofrecer en este sector, para este tipo de usos, son muy amplias. Al punto de estar ubicadas, algunas veces, entre el área comercial e industrial. En efecto, dichos equipos y estructuras pueden ser de expansión directa o contar con un sistema indirecto de refrigeración de glicol.

Otras características de la refrigeración comercial

El líquido refrigerante, usado de forma tradicional en estas instalaciones son los freones, que trabajan junto a un sistema de expansión y control electrónico. Sin embargo, ya que el freón es un gas dañino para la capa de ozono, las instalaciones ya cuentan con fluidos más renovables, como lo son el dióxido de carbono o el amoniaco. Las instalaciones comerciales suelen incorporar compresores semiherméticos de tornillo o alternativo, dependiendo de las necesidades de refrigeración, como es el caso de una central frigorífica. Las referidas infraestructuras pueden llegar a contar con entre 3 y 6 unidades por central. Otro dato a tomar en cuenta es que los equipos que conforman la refrigeración comercial son conocidos por requerir un montaje más reducido. Esto se debe a que las maquinarias de refrigeración más complejas de esta área ya se encuentran ensambladas al momento de la entrega. Por lo tanto, su adaptación es menos complicada. Cabe resaltar que los dispositivos usados en la refrigeración comercial contribuyen al ahorro energético. Sin duda, este es un tema importante en el caso de que cuentes con otros equipos en tu área laboral, pues cuentan con protección en caso de caídas eléctricas repentinas que pueden llegar a ocasionar algún cortocircuito. También evita que el motor de estos equipos termine quemándose, debido a la sobrecarga de energía que llega de forma repentina.

¿Qué es la refrigeración industrial y en qué difiere de la refrigeración comercial?

Por otro lado, la refrigeración industrial hace referencia a las aplicaciones de refrigeración que van desde las temperaturas más altas, hasta las más bajas, en compresión mecánica, alcanzado una cifra de hasta -60°C. Por lo general, los dispositivos usados en el sector industrial poseen un mayor tamaño, en comparación con los sistemas usados en el área comercial. Obviamente, porque son estructuras y equipos de gran potencia y seguridad. Entre algunas de sus aplicaciones más frecuentes, podemos encontrar las plantas de hielo, plantas almacenadoras para conservar alimentos como la carne, pollos, pescados y helados. Igualmente están presentes en las industrias de productos lácteos y cervecerías. Más aún, fuera del sector alimentario, son indispensables en diversos procesos industriales en plantas como las refinerías petroleras y procesamiento de productos químicos, entre otros. Aparte de eso, están en instalaciones de logística, salas limpias de catering y en superficies como las pistas de hockey y patinaje sobre hielo. En esta área, el fluido usado con más frecuencia es el amoniaco. Por otra parte, los sistemas de refrigeración pueden variar, siendo simples y dobles etapas de compresión en los sistemas que proporcionan temperaturas muy bajas. Asimismo, los hay de expansión directa de refrigerante y sistemas cargados de refrigerante, ya sea por bomba o gravedad. Incluso, existe un sistema indirecto cerrado con glicol como líquido secundario y el amoniaco en primario. De igual forma, el dióxido de carbono en fluido secundario está empezando a ser empleado con primarios de amoniaco en este ámbito. Esencialmente, los compresores usados en refrigeración industrial son de tornillo con acoplamientos mecánicos de unión.

Otras características de la refrigeración industrial

Como dijimos, la aplicación de los equipos de refrigeración industrial es muy amplia y puede darse de varias formas. Por ejemplo, en la climatización de espacios que son de hábitat o para la conservación de alimentos que se mantienen en las neveras a una temperatura adecuada. De la misma manera, beneficia a los procesos industriales que necesiten de una temperatura o cuidado estables, como lo son las máquinas de trabajo. Adicionalmente, debemos saber que la refrigeración por criogenia es usada específicamente en los procesos de investigación científica y en motores de combustión interna. El uso de los equipos de este segmento puede darse dependiendo de una condición climática concreta. Un dato interesante al respecto es que el agua posee un factor refrigerante superior al del aire, por tener una mayor capacidad térmica, lo que hace que los niveles de emisiones sean muy reducidos, en lo que a instalación se refiere. Uno de los puntos más importantes en la refrigeración industrial es que ayuda reducir los cambios en los procesos a nivel biométrico. En la misma medida, se encarga de disminuir la rapidez y la pérdida de agua, así como también la rapidez de producción de etileno. Además, este sector se encuentra asociado a la sensibilidad que puede llegar a tener el producto a dicha sustancia, la cual va reduciéndose a medida que el producto comience a enfriarse. Un ejemplo de ello es el tiempo de maduración de las frutas. En paralelo, permite que se retrase el crecimiento de ciertos tipos de vegetales, combate las posibles infecciones y, además, se encarga de retrasar el deterioro de algunos productos.

En Intersam desarrollamos sistemas de refrigeración para la industria y el comercio

Intersam es una empresa líder en sistemas de refrigeración y climatización comercial e industrial a gran escala. Desde hace 27 años fabricamos intercambiadores de calor, condensadores y aeroenfriadores adiabáticos y muchos otros equipos e infraestructuras adaptados a los requerimientos de su empresa. No importa la magnitud, siempre podemos ensamblar sistemas a medida. Nuestra línea comercial incluye evaporadores para diversos fines:

  • Con ventiladores Atex.
  • De plafón para salas de trabajo.
  • Cúbicos para cámaras de refrigerados.

Además tenemos el Hidrocooler con ventilador centrífugo. Respecto a nuestra línea industrial, ofrecemos una amplia variedad de opciones, entre otras:

  • Evaporadores NH3: cúbicos, de plafón y de mural.
  • Enfriadores de glicol: cúbicos, de plafón y de techo frío.
  • Y nuestra exclusiva serie de unidades condensadoras Ibox.

Por si fuera poco, ofrecemos otros servicios y ventajas:

  • Diseñamos y fabricamos equipos de refrigeración y calefacción.
  • Proveemos un software propio para facilitar el trabajo y monitorizamos el funcionamiento de nuestros sistemas a pedido.
  • Trasladamos nuestros productos hasta la ubicación de su proyecto, sea en España, en otro país de Europa o más allá.

La refrigeración es nuestro negocio. Por eso, estamos capacitados para desarrollar e instalar los equipos y sistemas que necesite. ¡No dude en contactarnos!