A los desafíos diarios y permanentes que deben enfrentar las empresas de transporte refrigerado, debemos sumar las circunstancias actuales que están dificultando esta actividad a nivel global. Mantener la cadena de frío durante el transporte de productos sensibles a cambios de temperatura hace que este tipo de logística sea aún más compleja. Precisamente, porque hablamos de alimentos, medicamentos, productos químicos y otros. Estos requieren condiciones más exigentes para su traslado desde el origen hasta los puntos de venta o suministro. Un fallo, por mínimo que parezca, reduce su vida útil y pone en riesgo su calidad.

Por si fuera poco, el sector debe hacer frente a desafíos como el descenso en la disponibilidad de mano de obra y el incremento en el coste de la energía. Incluso, a los frecuentes desastres naturales y la probabilidad de una regularización de los mismos como consecuencia del cambio climático. Asimismo, debe estar al tanto del desarrollo de las tensiones geopolíticas actuales y la inestabilidad económica global. De igual manera, estas situaciones están influyendo en la operatividad y en la capacidad de cumplir los tiempos entrega.

Los desafíos propios de la logística de transporte refrigerado

Sin duda, disponer de unidades costosas compuestas por varios dispositivos interconectados, con requerimientos estrictos de temperatura y consumo de energía, hacen del transporte refrigerado un servicio costoso en términos operativos. Pero estas son apenas parte de las variables que inciden en el éxito del proceso. A continuación, explicaremos otros elementos igualmente importantes.

Operaciones de carga y descarga, una preocupación para el transporte refrigerado

Obviamente, los camiones refrigerados no pueden entrar ni permanecer en el almacén de frío durante las operaciones de carga y descarga. Los productos deben ser trasladados desde el contenedor del camión hasta el almacén frigorífico y viceversa. Durante esta transición, los productos sensibles a la temperatura pueden deteriorarse por causa de una exposición prolongada a condiciones de conservación inadecuadas. Por tanto, las empresas involucradas en la cadena de frío deben contar con recursos y personal experto para mover las mercancías desde y hacia ambos puntos. La idea es lograr un mínimo o nulo contacto con la temperatura exterior.

Monitorización de la temperatura y la humedad

Durante el transporte, es imprescindible que los conductores de los camiones refrigerados verifiquen frecuentemente la temperatura suministrada al contenedor. En particular, esto es clave para asegurar la cadena de frío en productos cárnicos y lácteos. Cualquier fluctuación considerable debe ser controlada inmediatamente.

No obstante, estas incidencias pueden ocurrir con aperturas no previstas de la puerta de los contenedores de carga. Situación que expondría la misma a una temperatura ambiente mayor a la que es transportada. Gracias a la tecnología de Internet de las Cosas (IoT) varias empresas de transporte refrigerado están monitorizando las condiciones de temperatura y humedad de las cargas en tiempo real, pudiendo advertir y solucionar problemas oportunamente.

Mantenimiento adecuado de las unidades

En efecto, un reto permanente para las empresas transportistas de carga refrigerada, incluyendo camiones y barcos, es asegurar la operatividad de sus unidades. El objetivo es lograr siempre un proceso de traslado de extremo a extremo sin fisuras y con el mínimo de retraso posible. Cualquier eventualidad que detenga el traslado más allá de lo previsible puede arruinar la cadena de frío y afectar la comercialización de los productos.

La globalización de la cadena de frío también reta al transporte refrigerado

El aumento de la clase media en países como China y la creciente demanda de comida saludable presionan la globalización de los operadores de cadenas de frío. A día de hoy, productos de alta gama, como el salmón y los quesos madurados deben recorrer largas distancias para satisfacer demandas foráneas. Esto exige envíos rápidos y en contenedores apropiados para asegurar su frescura y calidad. Pero también, requieren más innovación para contrarrestar las limitaciones de capacidad y minimizar los riesgos para garantizar entregas de calidad. Lograrlo sin incrementar los espacios de almacenamientos y costes presiona aún más a los responsables del transporte refrigerado y de las cadenas de suministro.

Al respecto, es factible establecer alianzas estratégicas para llegar a más consumidores en países distantes. Por cierto, ya existen soluciones de control de temperatura de transporte en remoto que cuentan con alcance dentro de la red global. E incluso, ofrecen servicios de alta calidad en casi cualquier parte del mundo.

Inversión en tecnología

Lógicamente, los operadores de transporte refrigerado tienen clara la necesidad de actualizar continuamente sus recursos tecnológicos para garantizar la seguridad y calidad de sus cargas. En este sentido, la inversión debe incluir infraestructura de TI de back-end y front-end, al igual que soluciones para recabar y analizar datos clave de envíos en tiempo real, entre otros. Como dijimos, muchas de estas empresas ya han incorporado sistemas para la monitorización remota de la temperatura y la ubicación. Dichas soluciones permiten compartir los datos con los conductores y los operadores 3PL en tiempo real. Así obtienen mayor visibilidad y es más factible evitar o reducir pérdidas. Más aún, algunos fabricantes emplean sensores para el rastreo independiente de la temperatura de sus cargas, normalmente para productos de alto valor.

Desafíos globales del transporte refrigerado

Aparte de los retos explicados, los operadores de transporte refrigerado a nivel global están enfrentando situaciones externas que influyen en su capacidad de respuesta. Analizaremos brevemente las más relevantes.

Acceso a una mano de obra constante y fiable

Por ejemplo, en Estados Unidos la escasez de conductores de camiones y de personal para almacenes es un auténtico quebradero de cabeza. Esta situación se extiende a los puertos de la Costa Oeste que ya disponen de pocos empleados cualificados. Por otro lado, hay incertidumbre sobre una posible huelga de trabajadores ferroviarios.

En Europa, esta situación se manifiesta en el hecho de que cada vez más personas valoran la conciliación laboral. En consecuencia, son capaces de dejar un empleo a tiempo completo para dedicarse más a sus familias o a otros intereses. Ciertamente, operadores de transporte refrigerado y logística determinaron que las responsabilidades familiares son la principal causa de absentismo laboral. En paralelo, también es una de las razones más frecuentes para dejar un trabajo. Como respuesta a esta rotación de personal, los operadores del sector deben implementar mayores volúmenes de contratación y formación inmediatamente.

Incremento del precio de los combustibles y de los costes operativos

Junto con la mano de obra, la energía y los costes operativos son los principales gastos del sector del transporte refrigerado. En concreto, el incremento e inestabilidad del precio del combustible es cada vez más preocupante, ya que dificulta el cálculo de presupuestos. Por otra parte, el coste de materiales, equipos, chasis, palés y contenedores -esenciales en la cadena de suministro– también sube de forma imparable. Del mismo modo, los equipos y materiales también son más difíciles de adquirir y los plazos de entrega se hacen más largos. Esto añade incertidumbre y dificulta la planificación de las operaciones.

Ciberataques, conflictos geopolíticos y fenómenos meteorológicos

Por si fuera poco, los ciberataques también son una amenaza constante para el sector que nos ocupa. Protegerse de los mismos requiere inversiones cada vez mayores en los sistemas y redes de las empresas, así como en la formación de los empleados.

En cuanto a los conflictos geopolíticos, la situación no deja de preocupar. A los trastornos que ya ocasiona la invasión de Rusia a Ucrania, podrían unirse otros en el Océano Pacífico entre Estados Unidos y China por el estatus independiente de Taiwán. O bien por la constante provocación bélica de Corea del Norte. En cualquier caso, los enfrentamientos bélicos obligan a modificar sensiblemente las rutas marítimas, terrestres y hasta aéreas retrasando la cadena de suministro. De este modo, los operadores de transporte refrigerado deben replantearse la planificación de rutas haciendo énfasis en las más seguras y que no incrementen demasiado dicha tardanza.

Por último, los fenómenos meteorológicos y los desastres naturales que afectan a la cadena de suministro también tienen consecuencias relevantes para la movilización en frío. Ya lo vimos con el reciente terremoto en Turquía y los tornados que azotaron recientemente a Estados Unidos. Expertos del sector creen que los fenómenos meteorológicos podrían reducirse en el futuro si toda la industria logística se adhiere a programas de reducción de emisiones de carbono.

Intersam también ofrece soluciones al transporte refrigerado

Desde 1995, en Intersam diseñamos y desarrollamos sistemas y unidades de refrigeración y climatización a medida, para la industria y el comercio. Tanto para el suministro de frío fijo y en movilidad, planificamos y ejecutamos proyectos en empresas procesadoras de alimentos, farmacéuticas, químicas y de transporte refrigerado. En función de ello, dotamos a nuestros equipos de tecnología avanzada para garantizar un funcionamiento eficaz con bajo consumo energético. Atendemos sus necesidades dentro y fuera de España. ¡Contáctenos ahora!

error: Content is protected !!