Los sistemas de aire acondicionado controlan variables críticas en los centros de salud: temperatura, humedad, ventilación y filtración del aire. En efecto, el objetivo de la climatización en hospitales no es únicamente proporcionar confort a pacientes y personal médico y de enfermería; también, ofrecer condiciones apropiadas para la operatividad de quirófanos, laboratorios, unidades de cuidados intensivos y otras. Contar con un diseño y disposición apropiados de dichos sistemas garantizará el control de factores que puedan afectar a los pacientes o favorecer su recuperación. Y, en paralelo, obtener análisis, imágenes y diagnósticos más precisos y procedimientos quirúrgicos realizados en condiciones óptimas.

 

El COVID-19 reafirmó la importancia de la climatización en hospitales

En particular, las unidades de aire acondicionado desempeñan un rol esencial en la seguridad de los pacientes en los centros de salud. Una gran cantidad de estas estructuras admiten pacientes con una amplia diversidad de enfermedades, muchas de ellas peligrosas y transmisibles por vía aérea. Si tenemos en cuenta la vulnerabilidad de los pacientes, es imprescindible mantener la ventilación y el control de la temperatura adecuados. Al respecto, es pertinente recordar que el aire contaminado reciclado que circula entre las salas podría ser dañino para los pacientes.

Durante la pandemia de COVID-19, la importancia de la climatización en hospitales no hizo más que incrementarse. En estas circunstancias, la calidad del aire interior y el correcto funcionamiento de los sistemas de ventilación resultaron determinantes. Las salas que albergan pacientes contagiados con dicho patógeno requieren de una ventilación apropiada para evitar que el virus se propague. De esta forma, es más efectiva la protección tanto de los pacientes como del personal de planta.

Los sistemas de climatización bien diseñados y dispuestos hacen que el aire sea más confortable. Pero también ayudan a disminuir el riesgo de contaminación cruzada y a mejorar los resultados de los pacientes, incrementando su calidad de vida.

 

¿Por qué es necesaria la climatización en hospitales?

Por su naturaleza y propósitos, las instalaciones hospitalarias se diferencian de otras edificaciones, dada la presencia de diversos factores,  entre los que destacan:

  • Las exigentes condiciones de higiene y calidad ambiental que requieren y a la que contribuyen: el diseño y construcción del edificio, el personal de mantenimiento y los propios sistemas de climatización en hospitales.
  • La admisión de pacientes con diversas patologías; muchas de ellas con ciertas debilidades en su sistema inmune.
  • Diversas dependencias que requieren necesidades de climatización y ventilación específicas.
  • Generación de altas cargas de calor por parte de algunos equipos médicos.

Aparte de lo anterior, existen los riesgos de transmisión de microbios, bacterias y otros patógenos entre quienes concurren en los centros de atención sanitaria. Es decir, entre pacientes, personal médico y de enfermería, personas que acompañan o visitan al paciente, personal administrativo, etc. Asimismo, hay riesgos ambientales habituales derivados del empleo de medicamentos mediante aerosoles y de productos químicos para la limpieza y la desinfección de espacios. Además de otros eventuales de tipo biológico, como la dispersión de ciertos patógenos (legionella, estafilococos y aspergillus, entre otros).

Por si fuera poco, las infecciones intrahospitalarias afectan, en promedio, a un 7% de pacientes ingresados. Cada año, más de 4 millones de personas en Europa padecen las consecuencias de estas infecciones y cerca de 38.000 mueren a causa de estas. Solo en España, ocurren alrededor de 3.000 fallecimientos al año por dichas patologías, que también ocasionan costes extras por el orden de los 5.000 millones de euros.

 

Factores a tener en cuenta para la climatización en hospitales

Por todas estas razones, la instalación de sistemas de aire acondicionado en los centros de atención sanitaria, al igual que el control del aire ambiente que circula en sus espacios, es fundamental. De hecho, su incorporación es una norma en los países más avanzados, sin que en ello influya el clima del sitio donde se levante la edificación.

Sin embargo, el diseño y planificación de la climatización en hospitales tienen un enfoque muy distinto al de otras aplicaciones. En este caso, los ingenieros y proveedores consideran una serie de aspectos, aparte del confort térmico. Como dijimos, estas infraestructuras deben ser parte de las medidas de seguridad para los pacientes, médicos, enfermeros y otros que convergen en estos establecimientos. Más aún, deben suministrar la necesaria refrigeración para dependencias como los laboratorios y las salas ocupadas con equipos de resonancia magnética, rayos X y aquellos que empleen rayos láser. Por otro lado, es pertinente tener en cuenta la eficiencia, puesto que los sistemas de climatización pueden consumir significativas cantidades de energía.

 

¿Cómo influye el confort térmico?

Ciertamente, las instalaciones hospitalarias forman parte de las edificaciones que soportan fuertes cargas variables opuestas a lo largo del año. Algo que podemos comprobar en los quirófanos, recintos que demandan refrigeración y calefacción, sin importar la estación climática. Los mencionados espacios exigen temperaturas más bajas para que cirujanos y enfermeras estén más cómodos mientras realizan una cirugía ya que, durante las mismas, usan batas, gorros, guantes y mascarillas que pueden provocarles un sobrecalentamiento. Igualmente, los quirófanos requieren frío, para evitar el recalentamiento de los equipos quirúrgicos. Una vez culminada la operación, los sistemas de aire acondicionado deben recuperar rápidamente el calor.

De igual forma, el confort térmico está asociado con la rápida recuperación de pacientes con diversas patologías. Por ejemplo, los enfermos cardíacos requieren ambientes frescos, suficientemente ventilados y con humedad intermedia, debido a su dificultad de circulación sanguínea. Mientras que los pacientes con padecimientos pulmonares crónicos, traqueotomías o que reciban terapia de oxígeno, necesitan estar en sitios cálidos y húmedos. Específicamente, con 27ºC de temperatura y 60% de humedad relativa.

 

Calidad del aire y sistemas de filtración, esenciales para la climatización en hospitales

Claro está, no debemos olvidar la importancia de la calidad del aire dentro de las instalaciones hospitalarias para controlar la transmisión aérea de enfermedades. Líneas arriba, mencionamos la relevancia que cobraron los sistemas de aire acondicionado y ventilación durante la pandemia del COVID-19. Esto incluye el intercambio y la filtración del aire mediante la ventilación mecánica, que introduce aire filtrado del exterior y extrae el aire interior simultáneamente. Tal proceso ayuda a minimizar la densidad de partículas potencialmente nocivas para la salud en los espacios interiores.

Por otra parte, es imprescindible considerar el empleo de dichos filtros en los sistemas de climatización de acuerdo a sus niveles de eficacia. Existen cuatro niveles en la clasificación de estos dispositivos. En concreto, el de nivel 4, conocido como HEPA, es el recomendado para las zonas de riesgo de alto a muy alto.

 

Tecnología de bajo ruido

Por supuesto, el ruido que producen algunos equipos de climatización en hospitales puede causar molestias entre los pacientes. Ellos requieren de un ambiente que les permita relajarse para recuperarse más pronto. En consecuencia, es prioritario elegir unidades de aire acondicionado que generen los niveles de ruido más bajos posibles.

 

Eficiencia energética

Por último, pero no por ello menos importante, la eficiencia energética es otro factor a considerar en relación a la climatización en hospitales. Los sistemas de aire acondicionado suelen consumir casi la mitad de la electricidad requerida en estas edificaciones. En este sentido, las tecnologías de compresores y de free cooling son las más recomendadas para el funcionamiento continuo de los grandes centros de atención médica.

En particular, el free cooling, total o parcial, permite prescindir de la refrigeración mecánica cuando las temperaturas externas son muy bajas. Estas últimas ayudan a enfriar el agua empleada para procesos industriales y alimentar sistemas de aire acondicionado.

 

Intersam asume proyectos de climatización en hospitales

Con nuestra experiencia de 27 años en el diseño y desarrollo de intercambiadores térmicos a medida, en Intersam estamos capacitados para asumir proyectos de climatización en hospitales de España y de cualquier parte del mundo. Fabricamos todo tipo de sistemas de refrigeración y climatización: aire-agua, agua-aire y aire-refrigerantes, con avanzadas tecnologías que proporcionan la máxima eficiencia energética. ¡Contáctenos y conozca nuestra amplia oferta en refrigeración y climatización!

error: Content is protected !!